Los trabajadores del grupo empresarial boirense lucieron sus mejores galas en una entrañable reunión navideña.

Previo paso por la peluquería y de punta en blanco, incluidas corbatas, tacones y profusión de lentejuelas, se presentaron a las puertas del pabellón de Barraña los y, sobre todo, las trabajadoras del grupo Jealsa Rianxeira para asistir a la tradicional reunión navideña con la que les agasaja la familia Alonso Escurís.

La caravana de la avenida de Barraña y el goteo incesante de personas andando hacia el recinto permitían anticipar el lleno que se registró en el polideportivo boirense para un acto que resultó especialmente emotivo por las palabras del presidente de honor, Jesús Alonso, y de su esposa Pura Escurís, y por la implicación del personal en los vídeos que se proyectaron.

En cuanto a las intervenciones, tras escuchar al presidente de Jealsa Rianxeira, Jesús Manuel Alonso, dando cuenta de los buenos resultados económicos, tomó la palabra, ante un auditorio que enmudeció para escucharle, Jesús Alonso. Reconoció que el paso de los años hace mella en él, pero se mostró contento y emocionado por compartir una Navidad más con sus empleados, a quienes dio las gracias «de corazón. Si la gente de Boiro no fuera tan trabajadora, nosotros no seríamos lo que hoy somos».

Entre discurso y discurso, se proyectaron vídeos. El primero intercalaba imágenes de trabajadores con las de niños que se forman en las categorías base de los equipos patrocinados por el grupo, mientras que en otro los empleados de Jealfer se marcaron un divertido mannequin challenge.

Source: La Voz de Galicia