5 hábitos para reducir la presencia de residuos en nuestras playas.

We Sea, el programa de Responsabilidad Social Corporativa de Jealsa, te propone diferentes acciones y hábitos para cuidar nuestras playas como se merecen durante este verano.

Madrid, 29 de julio 2020 – Nuestras playas y costas se convierten cada año en el refugio de millones de personas de cara a la temporada de verano.

A pesar de que España, continúa manteniendo el liderazgo internacional de “Banderas Azules”, es necesario mentalizarnos de la importancia de cuidar y preservar nuestro litoral, ya que se estima que en los océanos existen más de 150 millones de toneladas de plásticos.

“Aunque la ciudadanía cada vez está más concienciada sobre el cuidado del medio ambiente y el reciclaje, todavía queda un gran trabajo por realizar en materia de preservación de nuestro ecosistema”¸ afirma Ángeles Claro, directora de We Sea. “El año pasado, a través de nuestro plan de limpieza de playas y costas del litoral gallego, logramos recoger de forma manual más de 800 kilos de residuos, lo que pone de manifiesto lo mucho que nos queda por avanzar en el cuidado de nuestras playas”, concluye.

Por ello, desde We Sea, el programa de Responsabilidad Social Corporativa de Jealsa, recomiendan 5 hábitos para reducir la presencia de residuos y contaminación en nuestras playas este verano.

1. Súmate al “plogging”: ejercicio y cuidado del medio ambiente

Para aquellos que suelen practicar deporte, el “plogging” puede convertirse en una práctica beneficiosa para el cuidado del medio ambiente.

Esta tendencia, que nació en Suecia en 2016, consiste en recoger plásticos y desechos durante un trayecto determinado mientras que realizamos deporte al aire libre, como correr.

Esta nueva práctica, resultado de la palabra “running” y de la expresión sueca “plocka upp” que significa recoger, cada vez está ganando más adeptos ya que nos permite generar un impacto positivo en el medio ambiente a la vez que mejoramos nuestra salud a través del deporte.

2. La playa no es un cenicero

Aunque pueda parecer redundante, las colillas de tabaco siguen suponiendo uno de los grandes contaminantes que se encuentra presente en nuestras playas.

Según un estudio realizado en diversas playas del Mediterráneo por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), el 30,6% de los residuos que se encuentran en las arenas de las playas son colillas.

Cada colilla puede contaminar hasta diez litros de agua y sus efectos tardan varios años en desaparecer, por lo que llevar tu propio cenicero a la playa o evitar fumar en ellas puede generar un gran impacto positivo en su ecosistema.

3. Recicla correctamente tu mascarilla

Debido a la situación actual, las mascarillas se han convertido en nuestros acompañantes este verano. Su uso es obligatorio y necesario para protegernos a nosotros y a los que nos rodean, pero no debemos olvidar proteger también al medio ambiente de sus desechos.

Es necesario mentalizarnos de la importancia de reciclar correctamente las mascarillas y de no arrojarlas en las playas y en nuestras costas.

4. Sustituye los plásticos de un solo uso por materiales sostenibles

Pasar un día de playa en compañía es uno de los planes favoritos durante todo el verano. Sin embargo, debemos evitar la utilización de plásticos de un solo uso ya que son altamente contaminantes.

Según datos del Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, se estima que cada año entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plásticos acaban en los océanos.

Las botellas de plástico, los paquetes y envoltorios de plástico, los productos sanitarios como toallitas, las bolsas de plástico o los cubiertos y pajitas desechables, son sólo algunos de los productos de plástico que tenemos que evitar desechar al mar y que podemos sustituir por alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

5. Utiliza protectores solares respetuosos con el medio ambiente

Usar protección solar es esencial para cuidar nuestra piel durante todo el año, y especialmente los meses de verano que es cuando estamos más expuestos a los rayos del sol.

Por ello, debemos tener en cuenta varios aspectos a la hora de escoger un protector solar que sea respetuoso con el medio ambiente.

Por ejemplo, utilizar crema solar en lugar de spray ya que su impacto sobre el medio ambiente es menor, o evitar compuestos químicos como la oxibenzona o el octinoxato que afectan a los arrecifes de coral.

Source: We Sea

BACK